viernes, 26 de enero de 2018

"Sus ojos de Cielo" De Cuentos Sombríos. L.C.D


Sus ojos de  Cielo

 De: Cuentos Sombríos. 50 Cuentos de Terror



 Era la mañana de un sábado tormentoso, los relámpagos se oían tenebrosos, a veces la soledad de una casa vacía es el mejor amigo del hombre  y otras veces es la peor pesadilla de la cual no despertaras nunca,  mi nombre es Cesar por si te interesa saberlo, siempre disfruté de la casa a solas en mis años de juventud, podía hacer lo quisiera, fui hijo único de un matrimonio mayor, mi madre me trajo al mundo a los cuarenta y tres años, ella me cumplía todos los caprichos, recuerdo correr por la casa en soledad, subir y bajar las escaleras, siempre estaba sólo, disfrutaba de mi encierro, cuando mis padres murieron, no derrame una sola lágrima, creo firmemente que llorar por los difuntos es un acto de egoísmo, así que, en si me dio gusto vivir sólo,   pase muchos años de soltería, aprendí todo de mi madre y de mi padre, de este heredé el vicio del juego, aposté casi toda mi herencia y la perdí, era hora de buscar una mujer sana y trabajadora que cumpliera mis caprichos y la encontré.
Ahora la soledad comenzaba a hacer estragos en mi mente, aún me parecía escuchar aquella bella voz que durante los primeros meses de cortejo me llevaba a navegar por la profundidad azul del cielo o del mar en una tarde de verano, nunca tuve amigos, siempre le caía mal a las personas, o me molestaba la compañía durante un lapso indefinido de tiempo de alguna persona que me brindaba su amistad sincera, es fastidioso que te visite un amigo y no saber a qué hora se va,  sólo la tuve a ella, mi musa inspiradora, la razón de mi locura, ella se había convertido en la razón por la cual abría los ojos cada mañana a pesar de que me incomodara su compañía, su presencia durante un tiempo fue grata para mí, su nombre era Cielo, hasta su nombre producía inspiración y paradójicamente tenía unos raros y grandes ojos azules, en ocasiones se ponían turquesas “ - Mis ojos cambian de color según mi ánimo, aunque la mayor parte del tiempo son azules, mi madre solía decirme que heredé una rara condición ocular que hace que mis ojos cambien de color según mis sentimientos o estado de ánimo…”  Solía decirme, los días de tormenta parecían reflejarse las negras nubes en su mirada, y la notaba triste y distante conmigo,  Cielo odiaba los días lluviosos, cuando ella se despertaba lo primero que yo hacía era echar un vistazo a sus ojos y sonreía, podía notar cómo sería su estado de ánimo todo el día, sólo con mirar sus ojos cada mañana. Era inexplicable como podía notar tantos detalles en su mirada de ensueños, empecé a sacar provecho de esto, ¿Quién no lo haría?  descubrí que cada color conlleva un numero, según la numerología apostaba al caballo ganador, entonces la despertaba al despuntar el alba y observaba sus ojos, luego salía a la calle y apostaba al número del color que le correspondía a sus ojos aquel día, el azul me hizo ganar mucho, les explicó cómo es que hacía, sumaba  en mi libreta, A= 1 + Z= 8 + U= 3+ L= 3= 15= 1+5= 6, entonces al color azul le correspondía el número 6,  corría para apostar la línea 6 de partida y el caballo de esa salida ganaba, ¡Siempre ganaba! era perfecto, de esta forma hice una gran cantidad de dinero, gracias a su mirada mi fortuna crecía más y más. Cielo me amaba y yo amaba sus ojos, en ocasiones me molestaba su compañía, pero amaba profundamente a sus ojos desde que descubrí como usarlos a mi favor, a veces discutía con ella por tonterías en las noches, o la trataba como a una reina, sólo para que en la mañana sus ojos cambiaran de color,   debí de cuidarla más, no tratarla como oráculo, como un simple número, pero creo que cualquier persona en esta tierra aprovecharía la ocasión de hacer dinero con el pronóstico que mostraban sus lindos ojos, era increíble que estos hasta podían ponerse de color rojo, rojo sangre, rojo= 4, Verde= , azul=6, toda ella me enamoraba, la amaba tanto por hacerme un hombre afortunado.
 Hasta que sus ojos comenzaron a  enseñarme cosas que perturbaron mi mundo monetario, una mañana noté que su mirada estaba distante y sus ojos estaban negros,  Negro= 5 pero no sé porque no me inspiraba confianza aquel color, para mí sus grandes y raros ojos eran como el tarot para los adivinos o hechiceros, eran el oráculo de mi día y de mi dinero, y esa mañana en particular noté algo realmente alarmante y me aterroricé, sus ojos me revelaron sus intenciones, ella ya no me amaba, el número 5 que correspondía al color negro, me hizo perder dinero por primera vez, sus ojos durante un tiempo no cambiaron más, sólo se veían negros.  El anterior día había despertado con un color grisáceo,  y decidí no apostar a pesar que igualmente hubiera ganado muchos billetes, pero esa mañana el negro de sus ojos me dio pánico, no brillaban, había ganado mucho dinero y la gente cambia frente a las grandes sumas, Cielo quizás ya no me amaba y le serviría más si estuviera muerto, para quedarse con todo el dinero que gané gracias al color de sus ojos durante tres años, lo sé,  lo vi como un terrible presagio, una premonición reflejada en su bella y demoníaca mirada sin brillo, como si festejara mi muerte, después de todo la fortuna que teníamos era gracias a su extraña enfermedad ocular, pude imaginarme echado a un costado de nuestra cama matrimonial y en medio de mi pecho una daga clavada había terminado con mi vida, para así ella disfrutar de mi fortuna, eso pensé, eso vi, eso predijeron sus ojos, entonces supe que Cielo ya no me amaba, se había cansado de mí, aquella fatídica mañana se lo pregunté y ella se levantó de la cama y comenzó a hacer sus valijas gritándome “- Tú no me amas, amas mis ojos, amas tu dinero, me dejas de lado, sólo te veo sacar cuentas en tus libretas, sólo te veo sumar la cantidad de dinero que ganas gracias a mí, ya no soporto más quiero el divorcio, y sabes algo, el amor que sentía por ti  lograba hacer brillar mis ojos con diversos colores pero ese amor se esfumo, Ya no te amo-“ .- Dijo y tomó la valija.
Cuando Cielo me dio su espalda para salir de la casa, no pude contenerme y tomé el atizador para darle un golpe certero en su cabeza, ella cayó desplomada al suelo, coloqué su cuerpo inerte sobre la cama y con la ayuda de una cuchara extraje sus ojos de las cuencas, los coloqué con sumo cuidado en un frasco anteriormente preparado, estos pasaron del negro al azul profundo, un azul Cielo como cuando ella me amaba, envolví su cuerpo en las sabanas y lo lancé al sótano, gané mucho dinero ese día en las apuestas y festejé bebiendo en la cantina.  Al regresar a casa, recordé que había asesinado a mi dulce y tierna esposa por avaricia, coloque su cuerpo en la cajuela de  mi automóvil, conduje hasta el río y lo lance atándola por el cuello a una gran piedra.
Durante siete días sus ojos me enseñaron diversos colores y gane aún más dinero con ellos, pero aquella ultima mañana, me levanté y sus ojos estaban blancos, me dio un mal presentimiento, alguien golpeó a mi puerta, la campana de la puerta retumbo en el silencio, el cielo relampagueaba, entonces tomé mi vieja pistola, quizás era la policía buscándome, quizás habían encontrado el cuerpo de mi esposa, aunque yo la vi hundirse en el río, camine lentamente con cientos de pensamientos en mi mente, abrí la puerta y nada, quien había llamado seguramente se fastidio por mi demora, cerré con llave y me destine a mi alcoba, cuando subía las escaleras comencé a escuchar un leve gemido, más bien un susurro, este repetía “– He vuelto por mis ojos...”
 Giré y miré hacia abajo, era Cielo que subía las escaleras dejando rastros de agua y algas, tome la pistola, le dispare varias veces, cayó al suelo y otra vez volvió a ponerse de pie, sus movimientos eran toscos, ¿su cuerpo había cobrado vida? Eso no tenía ningún sentido, yo la maté, su corazón no latía, ¿Cómo podía haber regresado de la muerte? Estaba sucia y aún tenía la soga amarrada del cuello, comenzó a subir las escaleras, corrí para alejarme de ella, me encerré luego en el cuarto, ella goleaba mientras susurraba una y otra vez aquella , “– He vuelto por mis ojos...” tome el frasco con sus ojos y los eché al escusado,  jale la cadena quizás eso la detenía, pero fue en vano, con eso logré enfurecerla aún más y de un golpe derribo la puerta, mi corazón no resintió y preso del pánico me dio un infarto, encontraron mi cuerpo y el suyo varios meses  después.

Llevo más de 30 años en esta casa que es mía, pensé que estaría solo eternamente pero Cielo me hace compañía, nunca me habla, permanece en silencio sentada meciéndose, su alma no puede descansar en paz sin sus ojos, a veces se molesta y grita todo el día, quizás sea eso lo que escuchan los nuevos habitantes de la casa, pero dígales que nosotros jamás nos iremos y que ellos deben dejar la casa sola, su dueño seguirá molestándolos y algún día podré acabar con la vida de algunos de ellos, lo mejor es que abandonen la casa, le dije a la médium, la casa una vez esta vacía, sólo Cielo y yo eternamente haciéndonos compañía.



lunes, 15 de enero de 2018

Cuentos de Terror de Lucila Castro Díaz: “La última estación” De Cuentos Sombríos

Cuentos de Terror de Lucila Castro Díaz: “La última estación” De Cuentos Sombríos: “La última estación” de: Cuentos Sombríos 50 cuentos de terror  Aquella fría noche del mes de agosto, Agatha regresaba de una...







sábado, 13 de enero de 2018

Mujeres asesinas Francisca Rojas de Caraballo



Francisca Rojas de Caraballo, nacida en 1865, se desconoce la fecha de su muerte, en el año 1892, una madre mató a sus dos hijos para que no se los llevara el padre. Fue la primera persona en el mundo en ser condenada por las huellas digitales, creación de Juan Vucetich, fue tradicionalmente considerada en la ciencia criminalística como la primera persona en el mundo que fue condenada a partir de la evidencia otorgada por ella misma sus propias huellas dactilares. El 30 de junio de 1892 en la casa de los Caraballo, en el cuartel tercero de Necochea, tuvo lugar un doble crimen que marcaría un antes y un después en la investigación criminal, Francisca Rojas de 27 años de edad, una mujer hermosa de rasgos delicados, una chica que cualquier hombre hubiera pedido  su mano en matrimonio, asesinó salvajemente a sus dos hijos en la pequeña localidad bonaerense de Necochea. Su hijo Ponciano Carballo Rojas, de 6 años, y su hermana menor Teresa, de 4 años, fueron brutalmente asesinados en su casa. El crimen fue llevado a cabo en la tarde del 29 de junio, cerca de las 14hs según se presume, tuvo por escena la misma casa y la habitación de la familia Caraballo, en la cual a esa hora sólo lo se encontraba la esposa  Francisca Rojas, y sus dos hijos, los niños fueron encontrados  degollados en la cama de la madre y ésta al parecer estaba moribunda, presentando una herida en el cuello aunque no muy profunda.
Francisca trató de simular un ataque cortándose su propia garganta y luego culpando de ambos homicidios a su vecino Pedro Ramón Velázquez, él no confesó haber cometido ambos horrendos crímenes, por lo que los investigadores policiales necesitaban encontrar pruebas que lo  incriminaran o no. Velázquez fue detenido en el campo donde trabajaba y fue torturado, incluso delante de los cadáveres de los niños que supuestamente había asesinado, terminó siendo careado con la propia Francisca, quien seguía acusándolo sin dudar. En su furia, Francisca gritaba que, antes de cortarle el cuello, Velázquez le había dado una paliza. Pero en el cuerpo de Francisca  no había rastros de golpes. Lo que la policía si encontró como prueba, fue una huella dactilar ensangrentada en el buzón de la puerta de la casa, ya que la madre negó haber tocado los cadáveres de los dos niños, implicando haberse manchado con la sangre de ellos, por lo tanto la huella en cuestión sólo podría haber provenido del propio homicida.  Con la ayuda del argentino de origen croata Juan Vucetich, Oficial de la Policía de la Provincia de Buenos Aires  quien fue un pionero mundial en la materia, se determinó que tales huellas dactilares no pertenecían a Pedro, sino a la propia Francisca. Una vez confrontada con dicha irrefutable prueba, Rojas terminó confesando haber asesinado a sus dos hijos.
Los acusados madre y vecino, fueron trasladados a Necochea. Cuando la madre finalmente confesó el doble crimen, dijo que prefería matar a sus hijos antes que dárselos a su marido,  también hubo sospechas de torturas hacia la mujer. El cambio era demasiado drástico. Ella había dicho que, tras ser atacada, el asesino se había apoyado en la puerta antes de huir. Pero las huellas eran suyas.
 La condenaron el 20 de septiembre de 1894 en Dolores por el delito del doble homicidio de sus hijos menores, a sufrir la pena de penitenciaría por tiempo indeterminado. Las razones que llevaron a Francisca Rojas a cometer el doble filicidio fueron la interferencia de Pedro en un romance entre ella y otro pretendiente, además de la sensación de Rojas de haber resultado más atractiva ante ese otro galán si no tenía hijos, se considera que Rojas fue la primera persona condenada a nivel mundial basándose en la prueba o evidencia criminalística otorgada por sus propias huellas dactilares. Francisca cometió un delito  atroz en el que la perversidad de sentimientos estalla sin una cumbre de piedad contra sus propios inocentes hijos.



martes, 9 de enero de 2018

Mitología “Loki”



Loki es un dios perteneciente a la mitología nórdica,  hijo de los gigantes Farbauti y Laufey tiene dos hermanos, Helblindi y Býleistr, de los que poco se sabe. En las eddas es descrito como el origen de todo fraude  y se mezcló con los dioses libremente, llegando a ser considerado por Odín como su hermano hasta el asesinato de Balder. Después de esto, lo capturaron y lo ataron a tres rocas. Según la tradición se liberará de sus ataduras para luchar contra los dioses en el Ragnarök.
A pesar de las muchas investigaciones, la figura de Loki permanece en la oscuridad; no existen trazas de un culto y su nombre no aparece en ninguna toponimia. En términos religiosos, Loki no es una deidad. Al no tener culto ni seguidores (no se ha encontrado ninguna evidencia o referencia a ello), es más bien un ser mitológico. En la actualidad muchos grupos neopaganos que se autodenominan Lokeanos le rinden culto, lo que lo eleva a la categoría de dios menor. Sin embargo, cuentan con la oposición de muchos otros grupos paganos ya asentados como los folkish. Algunas fuentes a veces lo relacionan con los Æsir; pero esto probablemente se deba a su estrecha relación con Odín y a la cantidad de tiempo que pasó junto a los dioses en comparación con los suyos (por lo cual se le asocia con Lugh, su paralelo en el panteón celta).
Ambiguo y subversivo, astuto y malicioso, Loki es en la mitología escandinava  la antítesis de Thor, ladino y descontrolado para desesperación de los dioses de Asgard. Estos dioses unas veces veían en él a un aliado, que en más de una ocasión ofreció su ayuda, y en otras a un personaje poco digno de confianza por su continuo afán de protagonismo, fuera por diversión o por perseguir motivos ocultos.
Su historia viene recogida originariamente en los Edda, una serie de historias medievales que están relacionadas con la mitología nórdica, y de las cuales son su fuente más fehaciente. Estas Eddas están compuestas por dos obras islandesas que recopilan cada una  buena colección de textos tanto en prosa, la Edda de Snorri, como en verso, la Edda Poética.
Aunque en ambas es mencionado, la variedad tan amplia de textos reunidos en los Edda no permite establecer la verdadera personalidad de Loki ni su carácter divino.

De acuerdo a algunas teorías de eruditos, Loki es concebido como el espíritu del fuego con todo lo potencialmente beneficioso o dañino que este puede ser. No obstante, es posible que este punto de vista sea consecuencia de la confusión lingüística con logi  que significa fuego, debido a que hay muy poca indicación de ello en los mitos, donde el rol de Loki era principalmente el de astuto homólogo o antagonista de Odín.

De hecho, hay una historia en Gylfaginning en la Edda prosaica de Snorri donde Loki compite contra un jotun llamado Logi en un duelo de ingerir alimentos; y este pierde, ya que cuando él termina, Logi no sólo se había comido la carne sino también los huesos y el plato. Luego descubren que Logi es en realidad la personificación del fuego y que había adquirido su apariencia usando magia.
 Loki ocasionalmente trabajaba junto a los otros dioses. Por ejemplo, engañó al gigante que construyó las murallas alrededor de Asgard sin ser pagado por su trabajo, al distraer al caballo del gigante transformándose en una yegua en celo. De este modo se convirtió en la 'madre' del caballo de ocho patas de Odín, llamado Sleipnir.  En otro mito hace competir a los enanos entre sí en una prueba de habilidades. Esto llevó a que los enanos fabricaran la lanza de Odín, Gungnir, el barco de Freyr, Skíðblaðnir y la peluca dorada de Sif. También rescató a Iðunn que había sido secuestrada por el gigante Þjazi. Por último en Þrymskviða, Loki logra, con Thor a su lado, recuperar el martillo Mjölnir después de que el gigante Thrym lo robara con el fin de pedir a Freyja por esposa como intercambio (literalmente, hizo que Thor se travistiera).
A pesar de que Loki fue un gran problema para los dioses, provocó la muerte de Balder, el nacimiento de Fenrir y otros monstruos que podrían eventualmente engullir el mundo, les proveyó de los más preciados artículos, desde el martillo de Thor a barcos que volaban, y estas herramientas fueron de gran ayuda para ayudar a los dioses a derrotar al mal. Él trae el Ragnarök, pero también les proporciona los medios para superarlo.
En Lokasenna Loki recuerda el pacto de amistad que tenía con Odín, que no es mencionado en otras fuentes, pero que resulta muy probable ya que en varias oportunidades emprendieron aventuras juntos.

¿Recuerdas Odín,
los viejos tiempos
cuando mezclamos nuestra sangre?
Entonces prometiste
que no te servirían cerveza
si no había para ambos.
Edda poética - Lokasenna, estrofa 5


El hecho más luctuoso en el que participó Loki fue la muerte de Balder. La asamblea de los dioses le castigó por su partici­pación en el asesinato de Balder de la siguiente manera, le ataron a unas enormes rocas con las visceras de uno de sus hijos, y encima de su cabeza le colgaron una serpiente venenosa. Su mujer Sigyn reco­gía en una copa las gotas de veneno que continuamente caían sobre su cara, pero cuando se retiraba para vaciarla algunas de éstas caían sobre el dios, lo que provocaba que se retorciera con tan gran dolor que hasta la tierra temblaba.
Aunque, en ocasiones, ayudó a los dioses a salir de situaciones difíciles debido a su ingenio. En cierta ocasión, los dioses decidieron construir un muro alrededor de Asgard, a lo que se ofreció un gigan­te, pidiendo como recompensa la mano de la diosa Freya, más el sol y la luna, con sólo la ayuda de su caballo Svadilfare. Los dioses aceptaron con tal que acabara el muro en seis meses, tal como les había aconsejado Loki, el proyecto comenzó y avanzó muy de prisa. Cuando estaba a punto de cumplirse el plazo, los dioses empezaron a preocuparse ya que no querían perder a Freya, ni sumir el mundo en la más profunda oscuridad sin el sol o la luna, por lo que exigie­ron a Loki que buscara una solución. Este se convirtió en una yegua que distrajo al caballo Svadilfare, sin el cual el gigante fue incapaz de cumplir el plazo. Días más tarde Loki dio a luz a un caballo con ocho patas que entregó como regalo a Odín, quien decidió ponerle el nombre de Sleipner.

No todo el folclore describe a Loki como un ser malvado. Una balada del siglo XVIII, que probablemente deriva de una fuente mucho más antigua de las Islas Feroe, titulado Loka Táttur, describe a Loki como amigo del hombre. Cuando unthurs (troll o gigante) rapta el hijo de un granjero, este y su esposa elevan sus plegarias a Odín para que proteja a su hijo. Odín lo esconde en un campo de trigo, pero el thurs lo encuentra. Odín rescata al hijo y lo devuelve a la granja con sus padres, diciendo que él ya lo ha ocultado. La pareja preocupada llama a Hœnir, quien esconde al hijo del granjero en las plumas del cuello de un cisne, pero nuevamente el thurs lo encuentra. Al tercer día le ruegan a Loki, que lo esconde entre los huevos de platija. El thurs lo encuentra, pero Loki había indicado al chico que corriera hacia un varadero. La cabeza del gigante queda atrapada allí y Loki lo mata cortándole una pierna e insertándole un palo y una piedra en el muñón para evitar que se regenerara. Luego toma al chico y lo devuelve a su casa, donde el granjero y su esposa los abrazan a ambos.
 Se supone que la "maldad" de Loki es en realidad tan solo figurativa, ya que los nórdicos no lo consideran un villano, sino más bien un antagonista que propiciaba las dificultades a Wotan (Odhinn). Se cree que esa "villanía" está impuesta por la influencia (más que analogía) de una forma de maniqueísmo de la religión cristiana mediante el escrito de Snorri Sturlusson, así por ende Loki no era malo, sino un ambiguo antagonista, al transcribirlo se lo tomó como "opuesto al dios principal". Por eso se lo considera erróneamente como malo, en vez de ambiguo.
Se dice que Loki representa el Ying y el Yang nórdico en la mitología.






miércoles, 27 de diciembre de 2017

Quema del muñeco de Año Viejo


Somos supersticiosos por naturaleza, y con el paso del tiempo cada vez lo seremos más,  porque al fin y al cabo las manías en muchas ocasiones son supersticiones. Esto, claro está, es mi opinión, pero hoy estaba pensando en que tengo que hacerme la maleta para un año más, disfrutar de una noche vieja en familia y amigos, mi madre era muy supersticiosa y decía que debía usar ropa interior roja para recibir el año nuevo, no rosa roja,  para tener buena suerte, por un lado una idea fantástica, por otro lado creyendo en vos mismo lograras grandes cambios.
Con una mentalidad en sintonía con tus deseos, podes ayudar a que el amor, la salud y el dinero lleguen  más rápido y así iniciar el 2018 con la mejor actitud y listos para cumplir nuestras metas el año nuevo.

Año viejo o Muñeco de la Noche vieja
La quema de año viejo es una simpática costumbre que se mantiene viva en algunos estados, se trata básicamente de la quema de un muñeco de trapo que simboliza al año que se va. Este muñeco es rellenado completamente de pólvora y paralelamente a las 12 campanadas del 31 de diciembre de cada año es encendido. La quema del año viejo es acompañada de la lectura de un testamento, este discurso está completamente basado en las anécdotas vividas por los propios vecinos. La quema del muñeco ya es considerado como un atractivo espectáculo sentimental por lo que se lleva el año, pero la parte divertida no para todos es la lectura del famoso testamento. 
Año Viejo no puede faltar  realizaré este muñeco, una forma divertida de festejar la llegada del año que esta  y llena de simbolismo, me trae hermosos recuerdos.
De que se trata el muñeco de la noche vieja, básicamente representa el año que termina, es un muñeco elaborado con ropa vieja, cartón o papel, relleno de  paja o aserrín y con frecuencia con artefactos pirotécnicos bien colocados para no recibir el año en el hospital de quemados, este muñeco se arma para ser quemado a la medianoche del 31 de diciembre, víspera del año nuevo. Esta práctica se realiza en varios países latinoamericanos, desde México hasta Uruguay y en algunas regiones de Colombia y Venezuela. Aunque la costumbre y tradición está más arraigada desde el punto de vista popular en Ecuador, en Argentina se realiza cada año en La Plata en la mayoría de las ciudades y pueblos de la costa  hasta se realiza un concurso del mejor muñeco de nochevieja en la radio local.
El ritual se debe distinguir de la Fiesta del Judas que a pesar de tener características similares tiene distintas connotaciónes y se celebra en algunas regiones de España y de América Latina, al inicio de la semana de pascua o en el domingo de resurrección el muñeco de la noche vieja no tiene nada que ver con la fiesta de judas.
Igualmente el año viejo se debe distinguir de las efigies que se incineran en protestas políticas, aunque también suelen representar personajes concretos o símbolos de organizaciones y países objetos del rechazo, porque se realizan en cualquier época del año y sin los elementos rituales del 31 de diciembre.
Los muñecos de la noche vieja se elaboran en familia, grupos de amigos o vecinos y se exhiben en los barrios y fuera del concurso que algunas autoridades regionales organizan, generalmente representan en forma no específica a un anciano con pelo canoso y arrugas, con expresión triste o lastimera si la máscara es muy elaborada, aunque también puede ser una linda costumbre familiar realizada con precaución.
La elaboración, exhibición estática o procesional y culminación con quema del Año viejo, en medio de una fiesta cargada de símbolos, hace parte de las celebraciones de fin de año o nochevieja.


 La Nochevieja, Víspera de Año Nuevo, Año Viejo o fin de año, es la última noche del año en el calendario gregoriano, comprendiendo desde 31 de diciembre hasta el 1 de enero (Año Nuevo). Desde que se cambió al calendario gregoriano en el año 1582, se suele celebrar esta festividad, aunque ha ido evolucionando.

Los Ogros de Año Nuevo “Los Namahage”




Namahage es todo un icono dentro del folklore japonés, es un Yokai de aspecto feroz cuyo odio hacia los consentidos y mimados es patológico. Durante la noche de fin de año, los japoneses de la zona norte de Japón, especialmente en la prefectura de Akita, reciben la visita de unos personajes muy especiales: son los namahage, los ogros de Año Nuevo. Sus distintivos son, una cara feroz y demoníaca con cuernos y colmillos afilados  y normalmente suelen llevar un chuchillo de pelar patatas o un machete en la mano.
Los namahage son una especie de demonios japoneses que aterrorizan a los pequeños de la zona el día de la Nochevieja. Los ogros bajan de las montañas la noche de fin de año y se pasean por las calles de las ciudades y los pueblos de la prefectura de Akita para comprobar que los niños se han portado bien en el año que termina.
Dice la leyenda que si has sido perezoso, un llorón o no has hecho caso a tus padres, los ogros de Nochevieja se te llevarán a las montañas y no volverás a ver a tu familia jamás, algo que, junto con la apariencia demoníaca de los ogros, aterroriza a los niños. Los padres les ofrecen comida y bebida y  a cambio los ogros bendicen y protegen la casa y la familia de enfermedades, desastres naturales y de las malas cosechas.
El día de Año Nuevo,  Namahage aparece sin aviso en la puerta de las casas en las que se cree que habitan individuos mimados, llorones, holgazanes, vagos y consentidos, diciendo en voz alta frases como ¿Hay algún niño llorón? ¿Algún vago bueno para nada?” ¿Algún niño que rehúsa obedecer a sus padres?”.
Los más jóvenes reciben un regaño y un susto por parte de estos demonios, pero los más mayores reciben un castigo mucho peor. Cuando los Namahage notan a alguien que ha estado disfrutando del calor de la hoguera durante demasiado tiempo, gustan de atraparlos por los pies a estas personas y pelarles con el machete las plantas de los pies. El propósito del namahage era advertir a los rezagados que se sientan alrededor del fuego sin hacer nada útil.
Y es que todo lo que rodea a los namahage da miedo, a un niño, porque ya no es sólo la apariencia y lo que puede pasarles a los niños que no se han portado bien, todo parece que está hecho para atemorizar a los pequeños… pero en realidad los namahage son buenos  Los namahage son en realidad jóvenes del pueblo disfrazados con máscaras de demonio tradicionales, así como un abrigo de paja y botas de paja aptas para caminar por la nieve, un gran cuchillo y varas de madera sintoístas. Por supuesto, estos jóvenes de pequeños también sufrieron el terror de los namahage y se dedican a continuar la tradición.
Antes de salir de procesión por las calles de los pueblos de la prefectura, los jóvenes participan en una pequeña ceremonia en el santuario sintoísta más cercano y después van casa por casa en búsqueda de los niños del pueblo. En cada casa, golpean el suelo 7 veces antes de entrar, 5 veces cuando les ofrecen comida y bebida y finalmente 3 veces antes de marcharse… ¡no me extraña que los pequeños estén aterrorizados todo el rato!
Eso sí, los namahage no entran en las casas donde ha habido un nacimiento o un fallecimiento durante el año ni tampoco en las casas donde hay una persona inválida. En estos casos, los ogros golpean el suelo varias veces en la entrada de la casa, pero jamás entran en ella. Después de recibir la visita de los namahage, la familia acude al santuario a dar las gracias a los dioses por la visita de los ogros, que les permite afrontar el Año Nuevo con energías renovadas y vuelven a sus casas a celebrar el Fin de Año. Aunque a mí me gustaría saber qué les pasa por la cabeza a los niños, probablemente todavía aterrorizados por la visita de los ogros…
El origen de los namahage no está claro. Hay muchas teorías al respeto, como la que los asocia con el emperador Wu de Han; otras teorías dicen que están relacionados con los dioses de la montaña; otras, con extranjeros llegados desde el mar a la península de Oga, etc. Pero lo que sí se sabe es que al menos datan del periodo de Edo aunque probablemente sea una tradición anterior, ya que aparecen en un libro de relatos de viajes de la época. La leyenda del Namahage varía según el área. 

Una festividad

Un objetivo obvio del festival es alentar a los niños pequeños a obedecer y a sus padres a comportarse, cualidades importantes en la sociedad altamente estructurada de Japón. Los padres saben quiénes son los actores de Namahage cada año y pueden pedirles que enseñen lecciones específicas a sus hijos durante su visita.  El Namahage repite las lecciones a los niños antes de salir de la casa.  Algunos etnólogos y folkloristas sugieren que se relaciona con la creencia en deidades (o espíritus) que vienen del extranjero para quitar la desgracia y traer bendiciones para el nuevo año.





viernes, 15 de diciembre de 2017

“En la madrugada” Cuentos Sombríos




“En la madrugada”
de: Cuentos Sombríos "50 Cuentos de terror"



Recuerdo que aquella noche me recosté en la cama, sintonicé la radio novela de la diez como todas noches, eran los últimos capítulos, siempre tejía escuchando  el programa cómodamente en mi cama, hacía cuatro noches que había enterrado a mi amado esposo, aún no lograba conciliar el sueño y mucho menos pasar mis noches sin su presencia después de haber estado casada durante treinta años, lamentablemente no tuvimos hijos y cada día me siento más sola, aún las almohadas conservan su perfume, recuerdo que me dormí cuando comenzó el himno nacional en la Am, casi siempre me dormía escuchando la radio para no sentirme sola. El timbre de la calle me despertó, miré el reloj en la pared, eran las 4 de la madrugada  ¿Quién podría llamar a esta hora?  Bajé lentamente las escaleras, a esta edad tan entrada uno pierde un poco la movilidad física, me dolían las rodillas desde hacía días, noté que la puerta se sacudía un poco, ahora golpeaban con los puños desesperadamente, eso me asustó, entonces me paré junto a la puerta,
- ¿Quién es?- Pregunté asustada con la voz temblorosa.
- Abran por favor es urgente.- Me respondió una trémula voz suplicante y femenina.
No supe bien que hacer, seguramente era alguna mujer a la que perseguían o querían robar, la calle está cada vez más peligrosa, pensé que si la dejaba entrar para que se resguardara podrían ingresar a mi casa también. Entonces intente llamar al 911 pero el teléfono no tenía línea, mientras tanto la voz del otro lado de la puerta repetía ahora gritando con desesperación – Abra señora, abra la puerta. - Di vuelta la llave y exclamé, -¡Entre rápido!
Era una mujer joven de cabello largo, llevaba puesto lo que parecía un vestido de luto,
- ¿Qué le ocurrió señorita? - Le pregunté.
-  Ya estoy bien, necesito llamar a un taxi, muchas gracias por abrir, me hizo las cosas más fáciles.- Dijo ella.
- ¿Desea una taza de té? El teléfono no funciona, pero puede pedirle algún vecino que llame a un taxi.- Le dije, la mujer se sentó en el sillón del living.
- ¿En qué puedo ayudarla?.. ¿Qué fue lo que le ocurrió que llamó con tanta desesperación a mi puerta?- Pregunté.
- Usted me ha llamado a mí, yo caminaba por las calles como cada noche y escuché su voz cuando me encontré fuera de su casa.- Me dijo.
- Escúcheme bien señorita si esto es una especie de broma de mal gusto le pido que se retiré en este momento de mi casa.- Dije molesta
- Suplican por mi presencia y acuden a mí pidiendo consuelo y luego me tratan con malos modales, sepa usted que no es mi culpa lo que sucedió con su marido.- Dijo ella.
- Necesito que se marché ya de mi casa no es bienvenida ¿Qué sabe usted de mi marido? ¡Fuera!- Grité.
- Su marido murió de un infarto hace cuatro noches, la conozco muy bien…Debo decirle algo muy importante Antonia. - Dijo ella con su rostro apacible.
- ¿Cómo sabe usted mi nombre? No la conozco.- Le dije.
La mujer sonrió,
- ¿Es que no se da cuenta? es su hora vine a buscarla.- respondió ella, su risa inundó de terror el fondo de mi alma, entonces subí las escaleras mirándola de a ratos, cuando llegué a los alto, la mujer dijo en voz muy alta,
- No sienta miedo dulce anciana.-  
Recorrí el pasillo que se comunicaba con mi cuarto,  cuando ingresé a mi habitación vi mi cuerpo, estaba acostada boca arriba y mis ojos estaban abiertos, había muerto casi sin darme cuenta, junto a  la cama el frasco vacío de píldoras, no podía seguir viviendo sin mi amado esposo y la muerte tocó mi puerta esta noche.