viernes, 3 de febrero de 2017

Los Objetos más Malditos de la historia


 Muchas veces pensamos que tenemos mala suerte, o pasamos por situaciones extrañas en nuestra casa, a veces los objetos que usamos, o los que tenemos en nuestra casa llevan una carga energética que nos trae todo tipo de energías negativas y hasta pueden ocasionarnos pesadillas, los objetos también tienen un pasado lleno de misterio y oscuridad. En esta entrada les traigo algunos de los objetos más malditos de la historia.


La Silla de la Maldita



La leyenda de la  silla maldita se remonta al año 1702, cuando fue utilizada por un condenado a la horca, Thomas Busby era uno de esos tipos indeseables que se ganaba la vida mediante estafas, mentiras y robos de todo tipo. También era aficionado al alcohol las veinticuatro horas del día y la sobriedad era ya casi desconocida para él. A pesar de estos defectos tan desgradable, consiguió cautivar el corazón de una de las mujeres más guapas de la zona, Kirby Wiske, y se casó con ella aún teniendo al padre de la muchacha en oposición. Pero el padre, no se iba a rendir tan fácilmente.

Una noche,  Thomas Busby regresaba a su casa de una de sus innumerables borracheras y se encontró con el padre de la chica sentado en su silla favorita, una vieja silla de roble con respaldo alto. El padre le dijo a Busby que esa misma noche se marcharía con su hija para llevársela de nuevo al hogar familiar. Busby, alterado por los efectos del alcohol y del odio tomo al padre de la chaqueta y lo expulsó a la calle. Busby, su suegro no se rendiría nunca de interponerse en su vida conyugal, aquella noche fue a la casa lo estranguló con sus propias manos. Busby fue detenido y condenado a morir por ahorcamiento. La sentencia se cumplió en 1702, próximo a un lugar cercano al domicilio de la pareja, como última voluntad pidió: tener su última cena en su bar favorito. Cuando terminó dijo que todo el que sentara en su silla moriría a partir de su muerte  y así ha sido.

 En la segunda guerra mundial los soldados que se  sentaban en esa silla no volvían. En 1967, pilotos aéreos se estrellaron contra un árbol tras sentarse. En 1970, un albañil falleció al sentarse en aquella maldita silla. Incluso la señora de la limpieza murió de un tumor cerebral al sentarse por accidente. Hasta 1972 la silla estuvo guardada en el sótano del bar, pero también provocó la muerte de aquellos repartidores que decidían descansar unos segundos entre entrega y entrega. A partir de ese año se donó a un museo local, que la tienen bien clavada a cinco metros de altura para que nadie se siente.  
Actualmente, la casa de Busby es una taberna en su honor, se llama The Busby Stoop Inn y lleva muchas décadas en funcionamiento. Se dice que el espíritu de Busby ronda por la casa de vez en cuando con la soga todavía puesta en el cuello y que una vieja silla conservada en este lugar hasta finales de la década de los setenta, era la misma silla favorita de Busby y que está maldita. Cuentan que mientras arrastraban al malhechor a los calabozos, Busby juró que cualquiera que se sentase en su silla moriría al poco tiempo de una forma violenta y súbita como la suya. Según afirman allí, la maldición lleva cumpliéndose casi tres siglos
 El propietario de la taberna en los años setenta, Simon Theakston, estaba convencido que la maldición era auténtica. Theakston consideró que las muertes debían cesar y que la casualidad tiene un límite, superado con creces por la silla. En 1978 decidió deshacerse de la vieja silla entregándola al Thirsk Museum donde se exhibe en la actualidad, sujeta con cadenas en el techo de la sala para que nadie pueda sentarse en ella.



El Cuadro Del Niño Llorón


El niño que llora es una reproducción impresa en serie de un cuadro del pintor italiano Bruno Amadio, conocido también como Giovanni Bragolin, tuvo una amplia distribución a partir de la década de 1950. Hay numerosas versiones alternativas, siendo todas ellas retratos de niños o niñas llorosos. Giovanni Bragolin alias Bruno Amadio, fué un pintor que pasó sus días con más pena que gloria y al que le ha sobrevivido una leyenda negra y oscura, Su colección “Los niños llorones”, dicen que está maldita, que sus cuadros son una puerta para pactar con el diablo y que terribles desdichas recaen en todos aquellos que se atreven a colgar uno de esos óleos en las paredes de su hogar.
El 4 de setiembre de 1985, el diario sensacionalista británico The Sun informaba que un bombero de Yorkshire afirmaba que copias intactas del cuadro eran frecuentemente halladas entre las ruinas de casas incendiadas. Él afirmó que ningún bombero permitiría tener una copia del cuadro en su casa. Durante los meses siguientes, The Sun y otros diarios sensacionalistas publicaron varios artículos sobre incendios de casas cuyos propietarios habían tenido el cuadro.
Hacia finales de noviembre, la creencia en la maldición de la pintura estaba tan extendida, que The Sun organizó quemas masivas de los cuadros, enviados por sus lectores.
Para quitar la maldición, se dice que uno debe regalar el cuadro a otra persona o reunir el cuadro del niño y el de la niña, para colgarlos juntos. Karl Pilkington hizo referencia a estos hechos en The Ricky Gervais Show. Ricky Gervais consideró a la maldición como "absurda".
Steve Punt, un escritor y cómico británico, investigó la maldición de "El niño que llora" en una producción de la BBC Radio 4 llamada Punt PI. Aunque el programa es de comedia, Punt investigó la historia del cuadro.
 La conclusión a la que llegó el programa, tras llevar a cabo pruebas en el Building Research Establishment, es que las reproducciones fueron tratadas con un barniz ignífugo, por lo que la cuerda que colgaba el cuadro de la pared sería la primera en quemarse, haciendo que el cuadro caiga al suelo y quede protegido del fuego. Además se hizo mención a esta pintura en un episodio sobre maldiciones de la serie televisiva Weird or What? En 2012
Se cuenta que las obras de Amadio tenían muy poca atracción entre el público y nadie compraba sus cuadros, Bruno Amadio hizo un pacto con el diablo para que la racha negativa de sus cuadros cambiara pero, a cambio, el diablo también obtendría su recompensa, pero no le dijo cual.

Tras esto, Amadio, confiado, volvió a crear cuadros, haciendo así los denominados “niños llorones” cuadros que representan a niños y niñas de muy corta edad llorando y con un gesto entre lo lindo y lo tétrico. Como si el pacto con el demonio hubiera dado resultado, los cuadros de los niños llorones se agotan como la espuma y logra vender decenas y decenas de ejemplares en muy poco tiempo.

Amadio desapareció del panorama y nunca más se supo de él, es entonces cuando Satanás reclama la venganza, cumpliendo así su pacto con el pintor, hubo muchos sucesos extraños relacionados directamente con los cuadros de Amadio, en algunos de ellos, la casa en donde se encuentran se destroza como consecuencia de un incendio, pero el cuadro sale intacto y sin un rasguño.

También, sus propietarios dicen haber sufrido fenómenos paranormales en sus casas e incluso muchos de ellos han grabado psicofonías en sus casas, concretamente, debajo del cuadro del niño llorón. Lo más tenebroso es que la voz que se graba corresponde a un niño, quizás al niño del cuadro.

Es por esto que parece que los cuadros de este extraño pintor parecen atraer a la mala suerte, Muertes trágicas de parientes de los propietarios, incendios, fenómenos extraños, psicofonías y miedo, mucho miedo.

Se dice que el cuadro de “El Niño Llorón” atrae desgracias a quienes lo posean. Ha sido el cuadro de mayor difusión de este artista, siendo muy solicitadas sus reproducciones en países como España, Inglaterra y Chile, ya que algunos lo interpretan como una función de protección a los niños pequeños.

Otras historias nos habla de que en realidad estos niños lloran por que están siendo devorados por demonios pisciformes, que en verdad son cuadros que nos hablan de ese mundo oculto, sólo visible a algunos iniciados como Howard Phillipe Lovecraft, y que Amadio supo plasmar ese horror de otro mundo, a punto de devorar a un "inocente".  Basados en estos hechos un grupo de investigadores de lo Paranormal han realizado un profundo análisis del cuadro.
Según como se observe el cuadro se puede ver el rostro de un demonio en el, para ello hay que darle la vuelta 90º en sentido de las agujas del reloj.
Se dice que al mirar el cuadro, uno siente como el niño de ojos llorones te sigue con la mirada. Puede que fueran una serie de casualidades. Aunque hay quien dice que más de un par de casualidades se convierte en un fenómeno extraño que no es casualidad.





Con el cuadro del niño llorón que es uno de los ejemplos de los que publique en mi blog a mí me han pasado sucesos extraños de niña quizás mi mente de niña me engañaba pero cuando me quedaba a dormir en la casa de mi hermana mayor ella tenía un replica barata de este cuadro y cuando me apagaba la luz para dormir, los ojos del niño eran iluminados por la luz de la calle y les juro que siempre que dormía ahí tenía horribles pesadillas con un hombre y me despertaba sintiendo a alguien sentado a los pies de la cama y no había nadie, el cuadro no lo tiene más pero siempre me quedó eso en la cabeza y solo me paso de los 8 los 12 años más o menos, despues mis sobrinos me decían lo mismo, es aterrador de verdad y la historia más todavía deja muchas incógnitas.


L.C.D







El espejo de Myrtles

La leyenda del espejo de Myrtles se remonta a la América profunda, concretamente en una plantación en 1796, donde se edificó sobre un cementerio de nativos americanos y se sucedieron una gran cantidad de asesinatos, más de diez. A principios del siglo XX, la tierra que rodeaba la casa fue dividida entre los herederos del señor Williams. En los años 50, la casa fue vendida a Marjorie Munson, quien aparentemente notó, ciertas cosas extrañas que pasaban en el área que rodeaba a la casa Myrtles. La plantación pasó a través de más dueños antes de ser comprada por James y Frances Kermeen Myers. Los Myers dirigen en la plantación un bed and breakfast. Frances Myers, escribiendo como Frances Kermeen, publicó un libro acerca de la plantación, nombrándola como la casa más embrujada en los Estados Unidos Tras el paso del tiempo, en 1980, se instaló un gran espejo propiedad de los nuevos huéspedes, los Woodruff.
La maldición del lugar provocó que esta familia muriera envenenada, y los espejos de la mansión no fueron tapados tras su muerte, las tradiciones basadas en la superstición dicen que deben taparse los espejos cuando alguien fallece para que su espíritu no se quede atrapado en ellos. Desde entonces se cuenta que Sarah Woodruff y sus hijos se aparecen en el espejo y dejan las huellas de sus manos pegadas en el frío cristal.
Designada como “una de las casas más embrujadas de los Estados Unidos” , la plantación es supuestamente el hogar de al menos 12 fantasmas . Se menciona que 10 asesinatos ocurrieron en la casa, pero los registros históricos sólo consignan el de William Winter. Winter es uno de los personajes más populares en la plantación. Fue acribillado por un desconocido, después de ser herido, entró a la casa y murió tratando de subir las escaleras. Falleció en el escalón decimoséptimo, hasta el día de hoy, los visitantes y empleados del lugar, continúan oyendo sus últimos pasos.
En 2002 Misterios sin Resolver filmó un segmento acerca de los supuestos eventos en la plantación, de acuerdo a Robert Stack, el equipo de producción experimentó dificultades técnicas durante la producción del segmento. La casa Myrtles formó parte de un episodio de 2005 del programa Ghost Hunters. La serie Ghost Adventures también grabó un episodio ahí.

El Hombre Angustiado


La historia que cuenta Sean relata como una vieja pintura, llamada "El hombre angustiado" le ha estado causando problemas a su familia por atraer energías que parecen no ser de este mundo. La pintura del Hombre Angustiado es un fenómeno de YouTube, protagonizado por este cuadro y su dueño, Sean Robinson.
 Se dice que este cuadro fue pintado con la sangre de su autor, y después se suicidó. La abuela de Robinson le contó a su nieto que desde que consiguió ese cuadro escuchaba voces y gritos. Sean decidió utilizar Internet para subir videos en los que mostraba como la pintura provocaba portazos, aparición de 'humo' e incluso la caída del propio cuadro de la pared, sin motivo aparente. Al parecer Robinson no ha vendido el cuadro pero si lo ha escondido en su casa ya que se han producido episodios en los que su hijo se ha caído por las escaleras, su mujer ha sentido una presencia acariciar su pelo y él mismo ha visto una sombra en medio del pasillo.
Sean relata también que su abuela le cuenta que la pintura, además de haber pertenecido a varias generaciones de la familia, fué pintada por un artista que luego se suicidó. Resulta que para pintar el cuadro mezcló su sangre con los óleos, creando una cara de angustia y sufrimiento tal, que da solo angustia mirarla directamente, esto le da un tono más macabro a la situación. 
Sean dice que encontró el cuadro en su sótano, y que lo llevó a su sala. Desde ese momento, él, su esposa e hijo, empezaron a sentir una extraña presencia en la casa. Su perro no quería subir al segundo piso; se observaba una extraña neblina que desaparecía misteriosamente y todos los integrantes de la familia dijeron haber visto " una extraña sombra negra" deambulando por la casa, inclusive en el dormitorio principal de la pareja. 

Sean llevó este cuadro a su recamara principal, donde comenzó a grabar las extrañas manifestaciones del mismo. Puertas que se abren y cierran, extrañas luces y accidentes a los miembros de la familia son eventos que suelen ocurrir ahora. Sean ha grabado varios videos sobre el fenómeno paranormal. 



The Hands Resist Him


Conocida como una de las obras pictóricas más embrujadas de la historia del arte
The Hands Resist Him, en español: las manos lo resisten, es un óleo sobre lienzo, pintado en 1972 por Bill Stoneham, nacido en Oakland, California. En el cuadro destacan un niño y una muñeca femenina de pie delante de una puerta con paneles de vidrio, contra la cual se aprecian manos presionando hacía dentro (las manos están del otro lado de donde se encuentran los niños). Según el artista, el niño está inspirado en una fotografía de sí mismo a los cinco años y la puerta es una representación de la línea divisoria entre el mundo de la vigilia y el mundo de la fantasía y lo imposible, mientras que la muñeca es una guía que le acompañará al niño. Las manos representan vidas o posibilidades alternativas.
 La pintura adquirió cierta fama cuando se viralizó por Internet mediante una leyenda urbana surgida en torno a ella, cuando fue vendida en febrero del año 2000 en el sitio web de ventas eBay debido a la peculiar descripción que la vendedora realizó sobre el artículo de arte.
Esta pintura fue exhibida por primera vez en la Galería Feingarten en Beverly Hills, durante la década de 1970. La pieza fue revisada por un crítico de Los Angeles Times. Durante la exposición, la pintura fue comprada por el actor John Marley, conocido por su papel como Jack Woltz en El Padrino.
 Tiempo después de la muerte de Marley, la pintura fue encontrada en una antigua fábrica de cerveza, por una pareja de ancianos de California, la pintura apareció en el sitio web de subastas eBay en febrero de 2000. Según el vendedor, la pareja mencionada, la pintura tenía algún tipo de maldición. Su descripción en eBay hacía una serie de afirmaciones de que la pintura estaba maldita o embrujada. Decían que los personajes de la pintura se movían durante la noche, y que ellos a veces dejaban la pintura y entraban en la habitación. También se incluía con el listado una serie de fotografías en las que se decía que éstas eran evidencia de un incidente en que el personaje de la muñeca amenazaba al personaje del niño con un arma que tenía en la mano, lo que le impulsó a intentar salir de la pintura.
 En la descripción, el vendedor se deslindaba de toda responsabilidad si alguien compraba la pintura. La noticia de la peculiar pintura se propagó muy rápidamente por Internet, los usuarios compartían el enlace de la página o escribían notas de opinión al respecto. Algunas personas reportaron que al observar detenidamente la pintura se sintieron mal o tuvieron desagradables experiencias. Después de una oferta inicial de U$199 dólares la pintura recibió 30 ofertas y finalmente se vendió por U$1025 dólares. El comprador, de Grand Rapids, Michigan, con el tiempo se contactó con Bill Stoneham y relató la insólita historia de su subasta en eBay y la adquisición de la misma. Dijo estar muy sorprendido por todas las historias e interpretaciones extrañas de las imágenes de la pintura. Según el artista, el objeto que sostiene la niña, que se piensa que es una pistola, es en realidad nada más que una pila seca y una maraña de cables. Además, Stoneham recuerda que tanto el dueño de la galería en la que se exhibió por primera vez la pintura como el crítico de arte que la revisó, murieron un año después de tener contacto con la obra.







No hay comentarios:

Publicar un comentario