martes, 20 de octubre de 2015

Un cuento Clásico de Halloween “La casa del horror” Escrito por L.C.D





Un cuento Clásico de Halloween “La casa del horror”
 Escrito por:  L.C.D

La feria había llegado al pueblo, tenía un hermoso carrusel con vistosos caballos que subían y bajaban, una pequeña montaña rusa, tazas locas y todos esos juegos que enloquecen a los niños y adolescentes, pero más aún a los adultos, esta feria contaba con una atracción muy llamativa la cual se percataron los periódicos del pueblo "la casa del horror" donde se exponían diversos muñecos fabricados de papel mache, el artista que había llevado a  cabo estos muñecos paso más de 15 años perfeccionando sus maniquíes, todos estos mostraban diferentes torturas, desde la ahorca, hasta torturas clásicas de la época de la santa inquisición, el señor Ledesma, había dedicado su vida a sus esculturas,  cuando termino su gran obra maestra llamada la casa del horror, murió de un  paro cardíaco debido a su edad avanzada, la noche que la  inauguraron .
En las ferias hay ciertas tiendas donde la gente puede entrar e interactuar con los objetos que están en ellas, los cuales están diseñados para sorprender y horrorizar a los visitantes, la casa del horror estaba diseñada para que los visitantes hicieran un recorrido espeluznante, por diferentes época y diversas torturas que utilizaban contra aquellas personas acusadas de brujería, sus muñecos parecían reales, estos mostraban objetos realmente extraños, pero muy vistosos y atraían tanto a chicos como a grandes, la más vistosa era "Rebeca" que representaba la conocida tortura llamada "El garrote", dicha tortura era un aro de hierro, con el que se sujeta contra un poste fijo, la garganta de la persona que se va a ejecutar; oprimiéndola por medio de un tornillo de paso muy largo hasta conseguir la estrangulación. También el tornillo penetraba en la parte trasera del cuello rompiendo las vértebras y por tanto, la espina dorsal. La muerte podía sobrevenir por dos medios, asfixia o por el quebranto de la columna vertebral de la víctima. En cualquier caso, el sufrimiento estaba garantizado.  


La gente que ingresaba no podía interactuar con los muñecos, ya que eran muy antiguos y podían dañarlos, pero Rebeca era la obra mas hermosa y vistosa de todas,  era demasiada llamativa, con su largo cabello dorado, su expresión de tristeza era impactante, su rostro perfecto, era la atracción más grande y la gente pagaba por verla. Uno joven del pueblo, que había ingresado a la casa del horror, juraba haber soñado con Rebeca, esta en el sueño le pedía que liberara su alma atormentada y encerrada en aquella casa, decía haberla soñado con su cabeza colgando y que ella se la sostenía con sus manos para poder mirarlo, por supuesto nadie creyó en él, pero este joven sentía mucha atracción por Rebeca, no solo la soñaba, sino que también decía ver su espíritu caminar en la noche por las calles del pueblo pidiendo ayuda, entonces volvió a pagar para entrar en la casa del horror de la feria y sin nada por perder paso por debajo de las sogas que separaban a la escultura de la gente y la abrazo tan fuerte que hizo que se le desprendiera su cabeza del papel, cayendo al suelo y exponiendo los huesos que se encontraban dentro de él, haciendo notar que se trataba de un cadáver real y no de una muñeca, la gente comenzó a gritar aterrorizada y a tocar a todos los muñecos, a estos se les desprendía el papel y caían sus miembros al suelo dejando expuesto que se trataban de personas reales que habían sido realmente torturadas por el señor Ledesma el creador de la casa del horror.




No hay comentarios:

Publicar un comentario