jueves, 5 de marzo de 2015

"No todas las monjas son santas" Cuentos de terror de Gótica

                             


Escrito por: L.C.D

Las escuelas son un bien cultural, es allí donde aprendemos a vivir en sociedad, donde se fortalece el intelecto,  mi maestra de 4 grado solía decirnos que la escuela era para los niños y jóvenes su segundo hogar, estos edificios  son en su mayoría muy  antiguos, llenos de fantasmas del pasado, forman parte junto con los hospitales para enfermos mentales, de las más antiguas leyendas urbanas...

Cuenta la leyenda que hace más de 50 años, un antiguo colegio y convento de monjas ubicado en Buenos Aires, fue el centro de atención para todos los medios de comunicación por el terrible homicidio de una novicia francesa de 23 años de edad,  como de costumbre antes de cerrar todas las puertas de la escuela y entregarle la llaves a la madre superiora, el portero del colegio en una revisión rutinaria del lugar antes de apagar todas las luces, siendo cerca de las 7 pm, noto que había agua en uno de los pasillos, esto lo asombro y siguió el camino del agua hasta la entrada del baño de niñas, las luces del baño estaban apagadas, entonces al encenderlas dio un sabre salto al ver el cadáver de Sor Maria Paulina, tenia la cabeza metida en el inodoro, había una gran cantidad de sangre y todos los grifos estaban abiertos, en todos los espejos habían escrito con su sangre el siguiente lema " No todas las monjas son santas" Tenía la ropa llena de agujeros, una gran cantidad heridas y le faltaba pedazos del rostro como si hubieran sido arrancados a mordiscos, le habían cortado prolijamente sus dedos con tijeras y estos flotaban en los inodoros, sus senos estaban expuestos y podían verse destrozados. 
El portero aterrado y temblando cerro todas la canillas y comenzó a gritar, llamando a la Policía y los policías se llevaron el cadáver de la monja,  al parecer había muerto tras varias horas de crueles torturas en el baño del instituto, su cuerpo presentaba 88 puñaladas, se decía que Sor Maria Paulina era la amante de uno de los padres de los alumnos, la policía entrevisto a todos ellos pero jamás dieron con el culpable, algunos decían que el conserje la había asesinado, después de violarla, pero la novicia no había sido abusada sexualmente, pero lo cierto era que había sido una esposa celosa, aunque nunca se descubrió al culpable y  lo sucedido fue pasando de generación en generación de estudiantes, que contaban la historia entre burlas y sin darle la mayor importancia. 
Actualmente se dice que, si te encierras a solas en el baño de aquel colegio, puedes sentir como la monja toca la puerta mientras haces tus necesidades orgánicas, si cometes el error de abrirle, su espíritu atormentado entrará y te torturará del mismo modo que lo hicieron con ella, hay testigos que dicen haberla visto paseándose por los amplios pasillos para ingresar al baño, dicen que todas las mañanas cuando ingresa el personal de limpieza encuentran los grifos de aquel baño abiertos y los espejos escritos con el lema" No todas las monjas son santas". 


No hay comentarios:

Publicar un comentario